Yo sé que puedo ser lo que yo quiera ser

Yo sé que puedo ser lo que yo quiera ser

Antonio Machado escribió: “En cuestiones de cultura y de saber, solo se pierde lo que se guarda; y sólo se gana lo que se da”. Como si de toda la vida conociesen al poeta español, nuestros tres protagonistas de hoy han querido compartir su historia, trayectoria y experiencia profesional con aquellos que todavía tienen las páginas de su futuro en blanco, con ansias de ser escritas, tachadas, manchadas y reescritas.

Cliff, Brian y Cleophas se encuentran en Kibera, en la sala de Kibera Cinemax, frente a 80 niños y niñas que sueñan con ser. Y digo sólo ser, porque ¿quién sabe a lo que quiere dedicar su tiempo de mayor a los 10, 13 o 15 años? Cuando les preguntan hay quienes gritan con convicción que quieren estudiar medicina, hay quienes se emocionan y saltan diciendo que quieren ser abogadas y Lewis quiere ser piloto. Sin embargo, la gran mayoría no tiene ni idea.  Ni idea de lo que significa ser médico o abogada y ni idea de las oportunidades que tendrán para lograr aquello que quieran. Tal vez los tres ponentes no tengan las respuestas a las preguntas de estos niños y niñas, pero parece que han pactado responder que sea lo que sea a lo que sus oyentes quieren aspirar, deben estudiar y trabajar duro, pero sobre todo con motivación.

Brian Mwevi

Brian dice verse reflejado en jóvenes entusiastas como quienes están presentes cuando comenzó sus estudios en Comercio en la Universidad de Daystar. Creyó encontrar su pasión y quiso vivir de ella, sin embargo  a veces una pasión prematura no asegura que al paso del tiempo y las experiencias esta se conserve. Pese a que el mundo de los negocios no le enganchó, en sus palabras no hay arrepentimiento. Su atención se desvió hacia el mundo de la información y tecnología (Information and Technology como le llaman en Kenia). Tunapanda fue su oportunidad de trabajar en el mundo del asesoramiento tecnológico y profesional para pequeños negocios y jóvenes con intereses de resolver cuestiones tanto locales como globales. La pasión que una vez se le difuminó, ha vuelto al descubrir su ganas de aprender sobre el desarrollo de webs y la robótica.

Al preguntarle su opinión sobre la educación y las oportunidades de trabajo en Kenia, Brian confiesa “La educación en Kenia es demasiado tradicional. El mayor enfoque está en aprobar los exámenes y recibir su respectivo certificado. No lo encuentro motivador para nadie. El camino de la educación debería ser más práctico y enfocarse más en las capacidades de cada persona para aspirar a los trabajos deseados.” Continua diciendo: “Las oportunidades de trabajo están allí, no obstante no se busca que los y las aspirantes sean buenos para el puesto, sino que se le da más importancia a que colegios han ido, que notas han sacado y sus orígenes.

Por ello, ante las 80 curiosas miradas Brian aconseja estudiar fuera de las aulas. Saber qué es lo que el mercado de trabajo demanda, e ir a por ello. Moverse, buscar y arriesgarse a todo aquello que crean que les ayudará a sentir satisfacción. Finaliza diciendo: “Quedaros siempre hambrientos, así siempre tendréis ganas de comeros el mundo”.

Cleophas Omondi

Cleophas se siente como en casa. Él una vez fue un niño que correteaba por Kibera. Conoce las calles, los barrios y a la gente. Antes de la charla habla con nosotras, en español. Siempre curioso y haciendo preguntas sobre nuestra tierra natal, practica el idioma que estudia por su cuenta en casa. Al ponerse frente a la sala, se percibe su complicidad con los niños y niñas. Comienza la charla con una canción de “Nas”:

I know I can, be what i want to be

If I work hard at it, I’ll be where I wanna Be

(Yo sé que puedo, ser lo que quiera ser,

Si trabajo duro en ello, estaré donde quiera estar)

Gracias a una beca, estudió Comercio, especializándose en marketing y finanzas. Ahora ha comenzado su propio negocio, llamado Mashujaa Hub (La caja de los Heroes), el cual proporciona orientación y asistencia a jóvenes que trabajan de Kibera a ofrecer sus servicios dentro y fuera de su comunidad de manera controlada y monitoreada. “Mi objetivo al crear esta iniciativa fue crear una marca de calidad que identificara a sus integrantes como personal cualificado, con un código de excelencia ética que les permitiera introducirse en el mercado en mejores condiciones.”

Cleophas coincide con Brian al aconsejar que a pesar de que los estudios son muy importantes, la práctica lo es aún más. Resalta que la educación en Kenia es muy competitiva, y especialmente para jóvenes de Kibera. Sin embargo, dice él, sobrepasar ese obstáculo les proporcionará un poder que nadie será capaz de quitárselo.

Cliff Qwinyi

Cliff es el último ponente del día. Sabe que su público está emocionado por lo que han escuchado de sus dos colegas. Por eso quiere llevarlos a su terreno. Al terreno de la medicina. Crear un pequeño ejército de futuros médicos y doctoras que quieran sanar a quienes no pueden sanarse por sí solos. Él todavía sigue metido entre libros de biología y anatomía, pues todavía le quedan dos años para poder presentarse como doctor (aunque sin vergüenza alguna, él ya lo hace). No sabe explicar por qué eligió ser cirujano, “me venía de dentro” dice. Cuando le pregunto si merece la pena estudiar tantos años para llegar a donde quiere llegar se ríe pero no duda. “Por supuesto, no me imagino haciendo algo que no sea practicar la medicina, soy una especie de doctor Frankenstein” y se vuelve a reír.

Por último, explica a la sala, que tendrán que pasar por dificultades, exámenes y momentos difíciles. Pero que está en manos de cada uno y una saber afrontarlos y aprender de cada paso que den.

La sesión finaliza, y después de algunas preguntas sorprendentes, se levantan corriendo para marcharse a jugar. Mientras se crea una fila de caos en la puerta, hablamos entre nosotros, y preocupados esperamos que lo compartido por nuestros tres amigos sea de utilidad. Pero eso ya no está en nuestras manos, al fin y al cabo como dice Machado, solo se pierde lo que se guarda; y sólo se gana lo que se da.

Olatz Arana, voluntaria de KUBUKA en Kenia

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *