“Querido equipo de KUBUKA…

"Querido equipo de KUBUKA...

Os escribo esta carta y la hago pública para que todas las personas que os conocen y lean esto estén igual de orgullosas que yo de compartir un poco de sus vidas con vosotros.” 

Así empezaba una carta que un anónimo os escribió hace un par de años.

Yo hoy me he tomado la libertad de copiar su idea, coger el relevo y escribiros también unas letras.

En la época en la que vivimos, el tiempo pasa tan deprisa que apenas nos concedemos la posibilidad de parar. Es un lujo que no podemos permitirnos.

Intentamos abarcar mil temas a la vez, atender a otras tantas personas… y por el camino nos olvidamos de disfrutar.

Pero este proyecto merece que lo hagáis.

Merece que de vez en cuando os paréis a pensar en todo lo vivido, lo bueno y lo complicado, todo aquello que os ha hecho llegar a dónde estáis.

Así que, como aquel anónimo, os animo a concederos un día libre de trabajo de KUBUKA.

Dedicad ese tiempo a ver todas vuestras fotos en facebook, a repasar todos los blog que tenéis colgados en vuestra web, empezando por los del principio. Recordad cada anécdota, cada experiencia de vuestros voluntarios, cada tema que os ha hecho llegar entusiasmados a casa y quererlo compartir con vuestras familias y amigos.

Llamad a esas personas con las que habéis compartido tantos momentos especiales en KUBUKA.

¿Alguno de vosotros pensó, cuando empezabais, que tendríais tantos proyectos abiertos? ¿Que trabajaríais en 2 países y varias comunidades? ¿Pensabais que un proyecto que empezó entre amigos llegaría a cambiar la vida de tantas personas (beneficiarios, voluntarios, seguidores…)?

Dedicad ese tiempo a pensar en todos los proyectos que habéis sacado adelante, en todos los logros que habéis conseguido y el esfuerzo que ha supuesto llegar a ellos.

Recordad a cada una de las personas que han pasado por KUBUKA a lo largo de los últimos casi 5 años, y a todas aquellas a quiénes le habéis hablado de la ONG con la misma pasión que os mueve cada día.

Volved a sentir la emoción con que os enfrentáis a cada nueva idea o reto. Sonreid como cuando nos contáis los eventos o charlas que estáis preparando, transmitiéndonos vuestra ilusión y orgullo.

¿Os acordáis de lo primero que os llamó la atención de la ONG? ¿Aquello que os os impulsó a uniros al proyecto?

¿Recordáis la primera reunión a la que fuisteis? ¿La primera persona con quien hablasteis de KUBUKA? ¿Lo que sentisteis al hacer la maleta, o pisar Kenia o Zambia por primera vez?

¡Disfrutad!

Y especialmente, recordad los días más duros, los difíciles. Porque, aún en los momentos de cansancio o de falta de motivación, de preocupación, de frustración porque algo no sale como esperabais, de incomprensión o de no saber cómo seguir… siempre habéis encontrado la fuerza y el motor para seguir adelante.

¡Compartís un mismo sueño y a todos os une una misma idea!

Sois una ONG distinta, que lucha por hacer las cosas bien, que trabaja mano a mano con las comunidades y no deja de buscar la forma de conseguir un desarrollo sostenible de verdad. Ese es el objetivo por el que sacrificáis vuestro tiempo y esfuerzo.

Pensad que estáis todos en un mismo barco, remando por un proyecto que va mucho más allá de vosotros… ¡Eso es lo que os va a mantener siempre a flote!

Para los que os acompañamos en vuestro camino, ver a un grupo de personas con un objetivo tan claro y ese empeño por alcanzarlo, es inspirador.

Vuestra energía es contagiosa.

Y vuestras ganas de seguir aprendiendo y mejorando día a día, son dignas de admiración y orgullo.

¡Así que seguid adelante y no dejéis de disfrutar!

Nosotros os acompañamos.

Anónimo

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *