LO QUE NO SABÍAS SOBRE KENIA

   

Es difícil describir una cultura, o intentar hacer sentir a alguien que no ha estado en un sitio cómo se vive allí. Por eso viajar es tan enriquecedor y no tiene comparación con la afición a los documentales.

Pese a estar viviendo en Nairobi desde hace casi dos años, considero que conozco sólo una pequeña parte de la cultura de este país, que por lo que más destaca es por su diversidad.

IMG_3121

En Kenia conviven 42 grupos étnicos agrupados en tres grandes categorías de lenguajes: Bantúes, Nilóticos y Kushitas. Las tribus más multitudinarias son Kikuyu, Meru, Luyha, Luo, Kamba, Swahili, Masai y Turkana, cada una con sus particularidades.

Sin embargo, todos los kenianos tienen algo en común, el ritmo en las venas. La música está en todos los rincones de este país: en el transporte público; en las calles de los barrios slums; en todos los eventos familiares, funerales incluidos; en los auriculares de los jóvenes que te cruzas por la calle. Todos saben cómo bailar cada canción, incluso si es de otra tribu.

La música kamba se baila juntando las rodillas y convirtiendo los brazos en alas; es decir, haciendo el baile del pollo. El góspel requiere fijar la mirada en el cielo y llevar las manos al corazón; y la música secular que la llaman, es decir, lo que equivale a la lista de los 40 principales keniana, se baila haciendo “twerking”. No consigo entender por qué están permitidos los bailes tan eróticos que llegan a confundirse con sexo; pero sin embargo, consideran aberrante un beso en la vía pública. Pero es que las culturas no hay que entenderlas, hay que vivirlas.

IMG_8295

La dieta base consiste en arroz, ugali (masa de harina y agua) y chapati (torta de trigo), combinados con verduras, legumbres o en el mejor de los casos carne. El pescado es un bien tan preciado como escaso en cualquier lugar que no sea costero. Apenas hay tradición de repostería, lo único dulce que venden en las calles son mandazis (masa frita) y bizcochos.

La religión mayoritaria es el cristianismo y hay iglesias para todos los gustos. Los protestantes tienen la libertad de convertirse en “pastores” sea cual sea su situación vital, y ahorrando un poco de dinero pueden abrir su propia iglesia o empezar un nuevo movimiento de fe. Les siguen los católicos (30% de la población) y los musulmanes (10%).

Aunque las mujeres empiezan a ocupar puestos de cierta relevancia en el Gobierno, policía, fuerzas militares, grandes empresas, etc. Kenia es todavía un país machista en el que, por dar algunos datos, el 70% de la población analfabeta es mujer y el 75% de la mano de obra no cualificada (principalmente en el sector de la agricultura) es femenina. Además, en algunas tribus como la Samburu, siguen practicando la ablación femenina y el matrimonio infantil a pesar de estar prohibidos por la ley.

IMG_7914

Kenia es un país castigado por una cruel desigualdad social, donde el 10% de la población más rica posee más del 40% de los recursos, mientras el 10% más pobre apenas llega al 1%. La esperanza de vida media está registrada en 55 años aunque en algunas zonas del país desciende hasta los 16. El Gobierno no provee de servicios tan básicos como la salud, por lo que en el noreste del país apenas acceden a un doctor para 120.000 habitantes.

A pesar de todo, Kenia es el país con la industria más diversificada de África Oriental. Su economía está basada en el turismo y los cultivos, entre los que destacan el té y el café. Por la influencia británica del país (Kenia se independizó en 1963), la UniónEuropea sigue siendo su principal socio comercial.

IMG_0158

Las posibilidades de desarrollo del país son evidentes, el optimismo es un factor común de los kenianos, que incluso en las condiciones más extremas, tienen un espíritu emprendedor y de superación del que tenemos mucho que aprender. En Kibera, el slum más grande de África, viven alrededor de un millón de personas y hay incontables micro-negocios por sus calles.

Y es que si hay algo que caracteriza a esta población es su inteligencia y picaresca para “buscarse la vida”. Aunque a veces juegue en nuestra contra, puesto que nuestro color es para ellos sinónimo de dinero y por lo tanto una oportunidad para la triquiñuela, admiro mucho y me divierte su capacidad de hacer de toda comunicación y relación interpersonal un negocio: indicarte una dirección, ayudarte a cargar algo pesado, mediar en una discusión o facilitarte el acceso a un lugar con riachuelo de por medio, son algunas de las excusas para pedirte algunas monedas por el servicio prestado.

IMG_8409

Cuando les preguntas ellos siempre están bien; no tienen ninguna respuesta del tipo “bueno…tirando…” o “ya sabes…como siempre”. Incluso antes de preguntarles te dirán que están bien. – “Hello!” –“I am fine, thank you!”. Las quejas no van con ellos.

Cada casa, por muy pobre que sea, tendrá esperando para las visitas una taza de té y unas rebanadas de pan. Vecinos, primos, amigos…todos forman parte de una gran familia en la que es imposible identificar los parentescos.

Si después de este tiempo tengo que sacar algo en claro, es que en este país no es fácil sentirse solo, ni siquiera estar solo en el sentido literal de la palabra. Especialmente en el piso desde el que escribo estas líneas, que es una casa para los voluntarios, oficina para trabajadores de la organización, punto de encuentro para celebraciones y reuniones… en definitiva, me gusta pensar que es un hogar para todos; como lo es este país.

Myriam Estarrona

IMG_8778

 

BIBLIOGRAFÍA

International Journal of Humanities and Social Science Vol. 3 No. 16, August 2013.

“Inequality in Accessing Higher Educations in Kenya; Implications for Economic development and Well-being”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons