Safe House


Empresa colaboradora

logo_big

CONTEXTO Y PROBLEMÁTICA

Hace nueve años se empezó a apadrinar a un grupo de niños y niñas de Mwandi para que pudiera completar su educación secundaria. Una de estas niñas, huérfana, vivía con su abuela y a los 15 años se quedó embarazada. Durante este tiempo tuvo que dejar el colegio, pero una vez el niño nació y cumplidos unos meses decidió que quería retomar las clases y terminar secundaria, estudiar una carrera y poder encontrar trabajo. De esta forma tendría unos ingresos mensuales y podría darle una vida digna a su hijo.

Esta decisión no le gustó a su abuela y la echó de casa. Acudió a nosotros y nos dirigimos con ella a la oficina de asuntos sociales mediante la que contactamos con FAWEZA (Forum for African Women Educationalists of Zambia) que estaba financiando una casa de acogida en el centro de la ciudad de Livingstone junto con otras organizaciones como WORLD VISION o DAVIDA. Estuvo unos meses viviendo ahí hasta que en diciembre de 2015 estas organizaciones retiraron los fondos para mantener la casa y las 10 niñas que estaban ahí iban a tener que volver a la calle a buscarse otro sitio donde vivir.

Fue entonces cuando KUBUKA llegó a la vida de estas niñas para poder seguir labrando ese futuro que ya habían empezado a moldear. Empezando a financiar la casa, la dirección de la misma quedaba bajo los miembros de KUBUKA.

PROYECTO Y OBJETIVOS

Livingstone Safe House es una casa que servirá de punto de partida para que niñas zambianas, que han sufrido en el pasado y que han sido tratadas injustamente, tengan la oportunidad de construir junto a una profesora su futuro.

Es una casa de acogida que les dará la oportunidad de tener un sitio donde dormir, comer, estudiar y sentirse protegidas; un hogar gracias al cual podrán tener una educación, vivir felices y sentirse seguras y apoyadas.

La finalidad de KUBUKA con este proyecto no es simplemente costear los gastos, sino ofrecer a estas niñas una nueva forma de vida y una formación más completa, gracias a charlas, workshops, y diversas actividades. Una manera también de involucrarlas en la ONG, que les permitirá en un futuro ser ellas mismas quienes dirijan la casa o colaboren en algún otro proyecto.

Se les proporcionan una alimentación completa y equilibrada para que tengan una vida sana y saludable. Las niñas son las encargadas de, a partir de un menú previamente establecido, ir a hacer la compra y cocinar. Además, se distribuyen las tareas de casa y entre todas se encargan de limpiarla, cuidar y arreglar el jardín y de lavar la ropa.

En definitiva este proyecto es un hogar para que estas niñas tengan una estabilidad, un descanso seguro y tranquilo, y que sintiéndose queridas, puedan dar lo mejor de ellas para ser unas mujeres formadas y felices.

BENEFICIARIOS

Actualmente se están beneficiando de este proyecto 12 chicas vulnerables que viven en la casa. La más pequeña tiene 12 años y estudia Grade 8 (el primer curso de secundaria), y la más mayor 19 y está empezando la carrera de magisterio. Cada una de ellas estaba en una situación difícil y precaria, y ahora juntas, no sólo comparten casa, sino que se han convertido en una familia.

Además, la profesora contratada para formar a estas niñas, también vive en la misma parcela, en una casa separada que ha sido habilitada para ella.

Indirectamente también se benefician de este proyecto todas las niñas y chicas vulnerables de la ciudad y alrededores que pueden llegar a vivir en la casa.

500 €
Recaudado 460 €